La Fiesta de San Juan del Monte se celebra el lunes de Pentecostés y el fin de semana que le precede. Su origen se remonta a la Edad Media y es considerada actualmente como la mayor romería del norte español.

 

Se tiene constancia de que Miranda y otros pueblos de alrededor realizaban una "Procesión y Romería". Sus inicios perdidos en los tiempos estaban relacionados con las rogativas que realizaba los agricultores para que las cosechas fuesen favorables, por eso se supone que se realizaban en el mes de Mayo.

 

En los años 1.500 a 1.646, la romería tuvo algunos pleitos civiles y religiosos, a pesar de ésto se sigue realizando cada vez con más auge por parte de los mirandeses. Por eso, esta fue una época de grandes emociones populares.

 

Entre 1.647 y 1.794, se crea una decadencia de la romeria dónde los religiosos afirmaban que había decaido y se había vuelto una fiesta de comilonas, en la que se podía praticar todo tipo de "indecencias". De ésto, el obispo Calagurritano, Don Juan Piñero Osorio, culpaba a la gran distancia existente hasta la gruta.

 

Como consecuencia, optó por una decisión salomónica en la que impuso realizar la romería en dos filas: en una irían los varones y en otras las mujeres, sin hablarse unos con otros y rezando durante todo el camino. Otra decisión fue que en lugar de ir hasta la ermita de San Juan del Monte, se llegaría hasta la Parroquia de Santa Marina de Bardauri. La comida que se realizaba en esta romería fue censurada, por lo que después de concluir los actos religiosos se volvería con el mismo orden hasta la Parroquia de San Juan de dónde habían salido.

 

En los años 1.795-1.850, entramos en una etapa de tiempos oscuros, en los cuales no se tiene documentación referente a la fiesta de San Juan.De 1.851 a 1.893 aparece otra vez un resurgimiento de esta tradición. Entre 1.894 y 1.915, otra vez más entramos en un periodo de peligro para la desaparición de la romería.

 

En 1.918, nuestra ciudad vivió el sentimiento religioso y ciudadano de avivar la tradición popular de la romería a la gruta de San Juan del Monte. Fue entonces, cuando un grupo de mirandeses reunidos ante la gruta para comer desarrollan la idea de restaurar la romería mediante la formación de una sociedad, es entonces cuando se crea la Cofradía. Aunque en el año siguiente será cuando quede restablecida.

En el año 1.920 se confecciona un programa oficial de fiestas.

 

En los años 1.940 a 1.964 se consolida la fiesta popular y se puede destacar un hecho acaecido en 1.963, cuando coincidió la muerte de Papa Juan XXIII con la bajada de los sanjuaneros, los cuales al enterarse, todos al unísono plegaron las pancartas y bajaron en respetuoso silencio, con lo que se ganaron el respeto y admiración del clero.

Las fiestas comienzan el sábado la resurrección del Bombo de las aguas del río Ebro, dónde miles de sanjuaneros aguardan en la plaza de España para recibirle en el tradicional Bombazo. Durante tres días, la ciudad se ve invadida por el bullicio y la alegría de las charangas y cuadrillas que recorren las calles.

 

En el año 2007 existían 77 cuadrillas o peñas diferentes registradas en la Cofradía de San Juan del Monte. Desde hace unos años el Ayuntamiento de Miranda de Ebro no permite la creación de nuevas peñas para evitar, en la medida de lo posible, un aumento de la degradación del monte a causa de las "casetas" que cada agrupación tiene en el paraje. Cada cuadrilla se diferencia de las demás gracias a su vestimenta, que se compone de alpargatas de esparto o albarcas, calcetines, pantalón blanco o a mil rayas, faja, camisa, blusa, pañuelo y boina o txapela.

 

Los numerosos actos tienen su punto culminante el lunes con la subida multitudinaria al paraje de La Laguna, lugar junto al que se ubica la ermita dedicada al Santo. El mismo lunes por la tarde, un cohete anuncia a los sanjuaneros a reanudar la marcha hacia la ciudad en la "Bajada de los Romeros", en la que se dan cita cerca de 25.000 personas. Tiene especial relieve, dentro de la programación sanjuanera, el "Festival de la Canción del Blusa", creado en 1969, en el que compiten ochotes locales por ver quien canta mejor; el "Desfile del Blusa", donde más de setenta cuadrillas componen desfilan por las calles de Miranda al compas de la música de sus respectivas charangas; y el "Festival de la morcilla", una competición gastronómica entre cuadrillas sanjuaneras.